Cosas de Cronopios

26 agosto 2014

 

Un homenaje en el centenario del nacimiento de Julio Cortázar

Bailes

Los cronopios van a una fiesta y hacen mucho escándalo y bailan sobre la mesa. A un costado, los famas cuidan su vocabulario y hablan en voz baja para no confundirse y escucharse atentamente. Una cronopio ve a un fama, e inmediatamente se enamora y quiere bailar con él.

En la pista puede verse a la pareja más extraña. El fama baila muy bien; lo que termina de enamorar y confundir a la cronopio, porque sabe que un fama jamás bailaría sobre una mesa. Tregua Cátala Espera.

 

Estudios

Un cronopio estudia con los famas. Al principio todo va bien hasta que los famas llegan a las mismas respuestas y el cronopio incomprendido mira su hoja llena de cálculos y sus números que nadie más entiende. Los famas le piden sus apuntes y llegan a la conclusión de que el cronopio no sabe nada de nada. Lo dejan solito en su esquina con sus apuntes incomprendidos sin poder llorar ni un poco, a pesar de que es un objeto húmedo y verde; y refunfuñando que la próxima vez estudiara con cronopios.

 

Viajes

A un cronopio se le baja la llanta del carro y tiene que viajar con los famas en un pequeño automóvil. Como el espacio es reducido, al cronopio le toca acomodarse en las piernas de un fama quien se queja un poco por la humedad del cronopio; pero no lo dice, por educación talvez, aunque lo sabe. Y los famas se cuentan chistes, se arrullan y se abrazan; y el cronopio se pone más húmedo porque no entiende nada y solo se susurra que la velocidad no es buena para su humedad que sigue incomodando al fama que no lo dice ; pero lo sabe y los famas se ríen, claro, del cronopio, de quién sino.

 

Anuncios