Óscar Wao

31 diciembre 2009

tomada de http://www.randomhouse.com

Algunas de la listas de los mejores libros de la década mencionan al libro ‘La breve y maravillosa vida de Óscar Wao” del dominicano Junot Díaz, ganador del premio Pulitzer 2008. La novela cuenta la vida breve y no tan maravillosa de Óscar, un geek gringo descendiente de dominicanos, que contrario a sus compatriotas, no consigue conquistar una jevita aunque viva enamorado de todas las que aparecen en su camino. La narración de Junot Díaz es contundente, divertida, sencilla, interesante, que atrapa desde la primera línea, con una mezcla de términos spanglish y argot dominicano. La historia muestra, además, la terrible dictadura de Rafael Trujillo y el fukú o maldición de la familia de Óscar.

El libro tiene demasiados pies de página, que explican tanto la historia de la Republica Dominicana como las referencias a personajes o historias geek. Las referencias de comics, peliculas, juegos, fueron demasiado para mi gusto (no he visto siquiera el Señor de los Anillos). Cuando se cuenta la historia de la mamá y del abuelo, tuve un flashback hacia el realismo mágico.

La novela me dejo una curiosidad enorme por conocer Republica Dominicana y su historia y la imagen de las largas, muy largas piernas de Lola, la hermana de Óscar. Pero de ahí a ser considerada una de las mejores de la década… No sé, no quede convencida.

Anuncios

BATISTA

10 diciembre 2009

No conocía el nombre de Herta Müller. Leer un libro suyo no era una de mis prioridades inmediatas hasta que lei su discurso de aceptación del Nobel . Un discurso íntimo, sencillo y ligado a un objeto al que generalmente no prestamos atención: un pañuelo. Me quede con ganas de más. He aquí algunas frases maravillosas:

“ … su pañuelo blanco de batista era esperanza y miedo, y cuando uno renuncia a la esperanza y al miedo, muere.”

“Pero lo que no puede decirse, puede escribirse.”

“Porque la escritura es un quehacer mudo, un trabajo que va de la cabeza a la mano.”

“Al escribir no puede hablarse de confianza, sino más bien de la honestidad del engaño.”