La Celda (version editada)

19 julio 2009

jailphoto © 2005 the_kid_cl | more info (via: Wylio)

 

A los periódicos solo les interesa la sangre, el morbo y yo les di una buena historia. Los fiscales y jueces quieren castigar, eliminar al elemento indeseable y yo les hice famosos. Ignorantes.
Esta celda me tiene harto. Desde aquí puedo oír a mis compañeros en sus peleas absurdas. Qué saben ellos de la vida, peor de la muerte. No son más que delincuentes,  ladronzuelos, brujos, todos cobardes.  ¿Alguno de ellos podrá entender por qué lo hice? Bah, Todo esto es una tontería. Para qué mierda me pregunto si habrá alguien. Yo sé que cuando saquen mi cadáver en una bolsa de basura,  nadie sabrá que fui un poeta.


1980

19 julio 2009

Mis contemporáneos están cada vez más cerca. Hace tiempo, si alguien presentaba un libro, generalmente el autor había nacido antes de 1970, y eso me hacía pensar (ingenuamente) que todavía tenía 10 años para dejar de ser “aprendiz de escritor”. Respiraba tranquila por el tiempo otorgado; pero en lugar de ponerme a trabajar, seguía en la fiesta. Pero el plazo ha vencido. Y los pretextos no encajan (hija pequeña, trabajo de oficina, marido, casa),  ni el trillado “no tengo tiempo”. Ahí está Andrés Neuman (1977) con su viajero del siglo y su premio Alfaguara (aunque comenten que, al igual que Cortázar, fue criticado por Aira). También, Samantha Schweblin (1978) con sus pájaros en la boca, su premio Casa de las Américas y el espaldarazo de Bellatin; y Daniel Alarcón (1977) siendo reconocido como uno de los “narradores jóvenes más importantes del continente”. Pero no es suficiente, tan solo me da el empujón para fallar nuevamente escribiendo un blog; y me trae a la mente las palabras de Samuel Beckett: “No matter. Try Again. Fail Again, Fail Better.”

Y aquí estoy en mi primer y talvez último post. Solo por la necesidad de salvarme.